Temporadas de Fe ( Código – 2018-506 ) – Radios Fráter
  • diciembre 19, 2018

Temporadas de Fe ( Código – 2018-506 )

Escuche

Vea


Lea

Lucas 9:57 dice: “Iban por el camino cuando alguien le dijo: —Te seguiré a dondequiera que vayas. 58 —Las zorras tienen madrigueras y las aves tienen nidos —le respondió Jesús—, pero el Hijo del hombre no tiene dónde recostar la cabeza. 59 A otro le dijo: —Sígueme. —Señor —le contestó—, primero déjame ir a enterrar a mi padre. 60 —Deja que los muertos entierren a sus propios muertos, pero tú ve y proclama el reino de Dios —le replicó Jesús. 61 Otro afirmó: —Te seguiré, Señor; pero primero déjame despedirme de mi familia. 62 Jesús le respondió: —Nadie que mire atrás después de poner la mano en el arado es apto para el reino de Dios.”

En esta porción vemos a tres personas. Dos que quieren seguir a Jesús y uno que es invitado. Dos exclaman: “Te seguiré”. Y a uno Jesús le dice: “Sígueme”. Este pasaje tiene que ver con el costo que conlleva seguir a Jesús y proclamar el reino de Dios.

Ser un discípulo de Jesús no implica sólo arrepentimiento y fe. Implica seguir e imitar. Al primero le explica que seguirlo, es tener su hogar en segundo lugar y a él primero. Al segundo le explica que seguirlo, implica trabajar por el que da vida y no por el que ya ha muerto. Al tercero le explica que seguirlo, no es mirar atrás, anhelando de donde antes vivía en pecado.

A Dios se le sigue y se le honra siempre. No podemos poner la mano en el arado y luego mirar para atrás anhelando la vida de pecado que antes llevábamos. Seguir a Jesús implica seguirlo y honrarlo siempre. No pueden existir temporadas de fe al estilo pide vías. En donde por ratos le seguimos y le honramos, y por ratos se nos apaga la luz de Jesús en nuestros corazones. Y este es un riesgo para muchos creyentes y para muchos no creyentes que escuchan el evangelio. Pasar por temporadas de fe y por temporadas de pecado. ¿Cómo busca y honra a Dios usted?

Para muchos existe un Dios de temporadas, Navidad y Semana Santa. La Navidad porque se celebra el nacimiento de Jesús y la Semana Santa porque se celebra su muerte y resurrección. Y aunque en estas dos celebraciones se recuerda a nuestro Dios, se le recuerda de una forma en la que no cumple su propósito real. En Navidad se recuerda al niño Dios, pero no la relevancia espiritual de su nacimiento al traer el perdón de pecados. Y en Semana Santa, se recuerda a un Cristo crucificado que muere en la cruz. Pero se deja en un segundo plano y muchas veces ni se menciona su resurrección y su rol como nuestro sacerdote en el verdadero lugar santísimo que es el cielo.

Pero una vez pasan estas festividades, muchos se olvidan de nuevo de Dios. Estas personas viven por temporadas con Dios.

Mi Dios en las ceremonias, bautizos, 15 años, bodas, funerales, entierros. Si no fuera por estos eventos estas personas nunca pensarían en Dios, harían una oración o escucharían algo de lo que la Biblia nos enseña. Sin embargo, luego de la ceremonia tienden a olvidarse de Dios y lo recuerdan hasta la siguiente. Estas personas viven por temporadas con Dios.

Mi Dios en las dificultades, enfermedad, escasez económica, problemas, vicios. Como que Dios es un Dios olvidado cuando todo está bien. Pero es en las dificultades de la escasez económica, de la enfermedad, de los problemas familiares o de los vicios entre otros, en que muchos por fin levantan su mirada al cielo. Pero una vez pasa la prueba se olvidan de Dios nuestro Señor. Estas personas viven por temporadas con Dios.

Mi Dios el domingo, día del tacuche del cristiano y luego del mundo. Muchos son los que fielmente y semana a semana asisten a su congregación a adorar el nombre de Dios y a escuchar la predicación de su palabra. Sin embargo, aunque el domingo dicen Padre nuestro, los demás días de la semana viven como si fueran huérfanos. El domingo se convierte entonces el día en que se ponen la ropa del cristiano y al llegar a casa la cuelgan y se olvidan de Dios hasta el siguiente domingo. Estas personas viven por temporadas con Dios.

Mi Dios en la creencia. Por último, hay quienes todos los días creen en Dios, pero ni viven para él ni le obedecen. Saben que Dios existe, pero no le dan la honra que él merece. El equivalente de esta actitud en la vida real es creer en el ejercicio como fuente de energía y salud y nunca hacer ningún tipo de ejercicio. Creer y no actuar no sirve de nada. Creer en Dios todos los días de nuestra vida y no vivir para él no sirve de nada.

No podemos amar a Dios por temporadas. Debemos buscar y vivir para Dios siempre porque él es la fuente de todo conocimiento, sabiduría, paz y vida eterna.

Busque y viva para Dios de tres maneras. En toda situación. en las buenas y en las malas. Proverbios 30:8 dice: “Aleja de mí la falsedad y la mentira; no me des pobreza ni riquezas sino sólo el pan de cada día. 9 Porque teniendo mucho, podría desconocerte y decir: ¿Y quién es el Señor? Y teniendo poco, podría llegar a robar y deshonrar así el nombre de mi Dios.”

Job 1:1 dice: “En la región de Uz había un hombre recto e intachable, que temía a Dios y vivía apartado del mal. Este hombre se llamaba Job. 2 Tenía siete hijos y tres hijas;3 era dueño de siete mil ovejas, tres mil camellos, quinientas yuntas de bueyes y quinientas asnas, y su servidumbre era muy numerosa. Entre todos los habitantes del oriente era el personaje de mayor renombre.

Job 1:6 dice: “Llegó el día en que los ángeles[b] debían hacer acto de presencia ante el Señor, y con ellos se presentó también Satanás. 7 Y el Señor le preguntó: —¿De dónde vienes? —Vengo de rondar la tierra, y de recorrerla de un extremo a otro —le respondió Satanás. 8 —¿Te has puesto a pensar en mi siervo Job? —volvió a preguntarle el Señor—. No hay en la tierra nadie como él; es un hombre recto e intachable, que me honra y vive apartado del mal. 9 Satanás replicó: —¿Y acaso Job te honra sin recibir nada a cambio?10 ¿Acaso no están bajo tu protección él y su familia y todas sus posesiones? De tal modo has bendecido la obra de sus manos que sus rebaños y ganados llenan toda la tierra.11 Pero extiende la mano y quítale todo lo que posee, ¡a ver si no te maldice en tu propia cara! 12 —Muy bien —le contestó el Señor—. Todas sus posesiones están en tus manos, con la condición de que a él no le pongas la mano encima. Dicho esto, Satanás se retiró de la presencia del Señor. 13 Llegó el día en que los hijos y las hijas de Job celebraban un banquete en casa de su hermano mayor.14 Entonces un mensajero llegó a decirle a Job: «Mientras los bueyes araban y los asnos pastaban por allí cerca,15 nos atacaron los sabeanos y se los llevaron. A los criados los mataron a filo de espada. ¡Sólo yo pude escapar, y ahora vengo a contárselo a usted!» 16 No había terminado de hablar este mensajero cuando uno más llegó y dijo: «Del cielo cayó un rayo que calcinó a las ovejas y a los criados. ¡Sólo yo pude escapar para venir a contárselo!» 17 No había terminado de hablar este mensajero cuando otro más llegó y dijo: «Unos salteadores caldeos vinieron y, dividiéndose en tres grupos, se apoderaron de los camellos y se los llevaron. A los criados los mataron a filo de espada. ¡Sólo yo pude escapar, y ahora vengo a contárselo!» 18 No había terminado de hablar este mensajero cuando todavía otro llegó y dijo: «Los hijos y las hijas de usted estaban celebrando un banquete[c] en casa del mayor de todos ellos19 cuando, de pronto, un fuerte viento del desierto dio contra la casa y derribó sus cuatro esquinas. ¡Y la casa cayó sobre los jóvenes, y todos murieron! ¡Sólo yo pude escapar, y ahora vengo a contárselo!» 20 Al llegar a este punto, Job se levantó, se rasgó las vestiduras, se rasuró la cabeza, y luego se dejó caer al suelo en actitud de adoración.21 Entonces dijo: «Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo he de partir. El Señor ha dado; el Señor ha quitado. ¡Bendito sea el *nombre del Señor!» 22 A pesar de todo esto, Job no pecó ni le echó la culpa a Dios.”

En todo lugar, en la iglesia, en la casa y hasta en la cárcel. Hechos 16:22 dice: “Entonces la multitud se amotinó contra Pablo y Silas, y los magistrados mandaron que les arrancaran la ropa y los azotaran. 23 Después de darles muchos golpes, los echaron en la cárcel, y ordenaron al carcelero que los custodiara con la mayor seguridad. 24 Al recibir tal orden, este los metió en el calabozo interior y les sujetó los pies en el cepo. 25 A eso de la medianoche, Pablo y Silas se pusieron a orar y a cantar himnos a Dios, y los otros presos los escuchaban. 26 De repente se produjo un terremoto tan fuerte que la cárcel se estremeció hasta sus cimientos. Al instante se abrieron todas las puertas y a los presos se les soltaron las cadenas. 27 El carcelero despertó y, al ver las puertas de la cárcel de par en par, sacó la espada y estuvo a punto de matarse, porque pensaba que los presos se habían escapado. Pero Pablo le gritó: 28 —¡No te hagas ningún daño! ¡Todos estamos aquí! 29 El carcelero pidió luz, entró precipitadamente y se echó temblando a los pies de Pablo y de Silas. 30 Luego los sacó y les preguntó: —Señores, ¿qué tengo que hacer para ser salvo? 31 —Cree en el Señor Jesús; así tú y tu familia serán salvos —le contestaron.”

Pablo y Silas no adoraron y cantaron a himnos a Dios para ser liberados. Ellos adoraron a Dios, porque a Dios se le adora en toda situación. Él es el creador de los cielos y la tierra. Jesús es el Salvador que dejó la gloria para morir sin pecado en la cruz, para reconciliarnos con el Padre Dios. Hechos 5:40 dice: “Entonces llamaron a los apóstoles y, luego de azotarlos, les ordenaron que no hablaran más en el nombre de Jesús. Después de eso los soltaron. 41 Así, pues, los apóstoles salieron del Consejo, llenos de gozo por haber sido considerados dignos de sufrir afrentas por causa del Nombre. 42 Y día tras día, en el templo y de casa en casa, no dejaban de enseñar y anunciar las buenas nuevas de que Jesús es el Mesías.”

Asistir semanalmente a la congregación y a una célula es parte crucial para vivir una vida cristiana genuina. El estar conectados en la iglesia y fuera de ella nos permite tener un soporte de otros que nos ayuda a permanecer firmes y a echar raíces en nuestra fe. Busque a Dios los fines de semana en la Fráter y entre semana por las casas. Es importante que todo miembro forme parte de una célula pues las células proveen: comunión extra iglesia y extra célula. Hace verdaderos amigos cristianos fuera de la iglesia y fuera de la célula.

Provee un evangelismo amistoso. Evangeliza a sus parientes y amigos por medio de la amistad que es el vehículo que mejor transporta el mensaje de salvación.

Provee un discipulado Efectivo. Se cuida de todo nuevo convertido a quien se le asigna a alguien ya madura en la célula para que lo discipule y le enseñe todo lo que Jesús nos enseñó y además se encarga de inscribirlo a la Facultad de Liderazgo para que aprenda la doctrina básica de nuestra fe, la visión de la Fráter y los principios de liderazgo para apoyarnos en la visión.

Provee capacitación bíblica permanente. Se recibe semanalmente un tema basado en la Biblia para que continuamente conozca y crezca la perfecta voluntad del Padre.

Provee pastoreo personalizado. Se cuida de todos los miembros de la Fráter personalmente por medio de los líderes de célula y los líderes en preparación. El Pastor no puede solo y por eso se delega la labor pastoral de cuidar a otros, de orar por los enfermos, de echar fuera demonios, de apoyar en los momentos de alegría y de tristeza a los miembros por medio de todos los líderes de células. A esta labor se le conoce como la labor pastoral compartida. En donde muchos líderes cuidan de otros y les ayudan a formar el carácter de Jesús en sus vidas.

En lo secreto ore a Dios sus Señor en todo momento. Salmos 55:17 dice: “Mañana, tarde y noche clamo angustiado, y él me escucha.”

Mateo 6:6 dice: “Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.”

El testimonio de los hijos de uno de nuestros miembros en un retiro de Jóvenes. Mi hermano no me dejará mentir, que cuando escuchamos a mi papá orando a las 4 de la mañana. No podemos pedirle a Dios sino ser más como él, ser más como Jesús.

Lea y practique su palabra todos los días de su vida. 2 Timoteo 3:16 dice: “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, 17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.”

Repase y aplique las notas de sus lecturas bíblicas y las que toma de cada mensaje. Josué 1:8 dice: “Recita siempre el libro de la ley y medita en él de día y de noche; cumple con cuidado todo lo que en él está escrito. Así prosperarás y tendrás éxito.”

Invierta tiempo y dinero en la vida espiritual de sus hijos y nietos. Cuando nuestros hijos y nietos se conectan y forman lazos fuertes de amistad con amigos creyentes de su misma iglesia, permanecerán firmes incluso al ingresar a la Universidad.

Nosotros no hemos sido fieles, pero Jesús siempre fue fiel para redimirnos con el Padre. Jesús sí fue obediente en todo. El primer Adán nos dejó la herencia del pecado, el último Adán, Jesús, la herencia de la justicia por la fe. Sólo en el sacrificio de Jesús, podemos ser fieles a él. Porque su justicia se nos entrega gratuitamente, por la fe al que se arrepiente de sus pecados. Efesios 1:1 dice: “Pablo, apóstol de Cristo Jesús por la voluntad de Dios, a los santos y fieles en Cristo Jesús que están en Éfeso.”

Suscríbase

Ingrese su correo electrónico para recibir cada nuevo mensaje en su buzón.
23 suscriptores

Mensajes por Categoria

Mensaje por fecha

  • 2019
  • 2018
  • 2017
  • 2016
  • 2015
  • 2014
  • 2013
  • 2012
  • 2011
  • 2010
  • 2009
  • 2008
  • 2007