Una nueva familia en Dios ( Código – 2018-171 ) – Radios Fráter
  • mayo 25, 2018

Una nueva familia en Dios ( Código – 2018-171 )

Escuche:

Dios nos da una familia para que nosotros disfrutemos de ella.
El apóstol Pablo nos enseña al respecto, mientras viajaba como misionero por toda Asia y parte de Europa. Y en Hechos 17:1 nos cuenta: “Atravesando Anfípolis y Apolonia, Pablo y Silas llegaron a Tesalónica, donde había una sinagoga de los judíos. 2 Como era su costumbre, Pablo entró en la sinagoga y tres sábados seguidos discutió con ellos. Basándose en las Escrituras, 3 les explicaba y demostraba que era necesario que el Mesías padeciera y resucitara. Les decía: «Este Jesús que les anuncio es el Mesías». 4 Algunos de los judíos se convencieron y se unieron a Pablo y a Silas, como también lo hicieron un buen número de mujeres prominentes y muchos griegos que adoraban a Dios. 5 Pero los judíos, llenos de envidia, reclutaron a unos maleantes callejeros, con los que armaron una turba y empezaron a alborotar la ciudad. Asaltaron la casa de Jasón en busca de Pablo y Silas, con el fin de procesarlos públicamente. 6 Pero, como no los encontraron, arrastraron a Jasón y a algunos otros hermanos ante las autoridades de la ciudad, gritando: «¡Estos que han trastornado el mundo entero han venido también acá, 7 y Jasón los ha recibido en su casa! Todos ellos actúan en contra de los decretos del emperador, afirmando que hay otro rey, uno que se llama Jesús». 8 Al oír esto, la multitud y las autoridades de la ciudad se alborotaron; 9 entonces estas exigieron fianza a Jasón y a los demás para dejarlos en libertad.”

Pablo, lejos y preocupado por la vida espiritual de los de Tesalónica, ya que eran nuevos creyentes, envió a Timoteo a visitarlos, de quien recibió un informe alentador. 1 Tesalonicenses 3:5 dice: “Por eso, cuando ya no pude soportarlo más, mandé a Timoteo a indagar acerca de su fe, no fuera que el tentador los hubiera inducido a hacer lo malo y que nuestro trabajo hubiera sido en vano. 6 Ahora Timoteo acaba de volver de Tesalónica con buenas noticias de la fe y del amor de ustedes. Nos dice que conservan gratos recuerdos de nosotros y que tienen muchas ganas de vernos, tanto como nosotros a ustedes. 7 Por eso, hermanos, en medio de todas nuestras angustias y sufrimientos ustedes nos han dado ánimo por su fe. 8 ¡Ahora sí que vivimos al saber que están firmes en el Señor!”

Hemos visto que la primera y la segunda carta de Tesalonicenses, son probablemente las primeras cartas que escribió el apóstol Pablo. Algunos creen que Gálatas fue la primera carta que escribió el apóstol Pablo, pero la gran mayoría, favorecen estas dos como las primeras. Por lo mismo, son libros muy especiales e importantes para el pueblo de Dios. Pablo escribió, muy probablemente, desde la ciudad de Corinto. Visitó Corinto después de estar en Atenas, desde donde envió a Timoteo. La carta tiene cinco capítulos.

Pablo escribió para agradecer, animar, exhortar e informar sobre lo que ya les había enseñado en la fe, a los nuevos creyentes, en su mayoría gentiles y no judíos, en Tesalónica. La mayoría de los creyentes en Tesalónica eran gentiles y en su minoría judíos. Ellos habían abandonado a los ídolos 1 Tesalonicenses 1:9 dice: “Ellos mismos cuentan de lo bien que ustedes nos recibieron, y de cómo se convirtieron a Dios dejando los ídolos para servir al Dios vivo y verdadero, 10 y esperar del cielo a Jesús, su Hijo a quien resucitó, que nos libra del castigo venidero.”

Entre otras cosas, Pablo se enfocó en puntos clave a enseñarles cosas nuevas a ellos y que debían ser corregidas: La inmoralidad sexual y la necesidad de santificarse y controlar sus cuerpos. La segunda venida de Cristo y qué pasará con los que ya han muerto y amonestar a ciertas personas que eran holgazanes y vivían de la generosidad de otros.

Las palabras finales de Pablo fueron estas. 1 Tesalonicenses 5:25 dice: “Hermanos, oren también por nosotros. 26 Saluden a todos los hermanos con un beso santo. 27 Les encargo delante del Señor que lean esta carta a todos los hermanos. 28 Que la gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con ustedes.”

Vemos en la palabra “hermanos” la nueva familia espiritual de Dios que somos. En cuatro versículos, vemos aparecer la palabra “hermanos”, tres veces. No son versículos cualesquiera, son los finales de la carta. La iglesia es una nueva familia en donde Dios es el Padre. La iglesia es llamada a vivir en comunidad, fuera de las cuatro paredes de su templo.

Vemos la necesidad que tenía Pablo, porque también oraran por él y en los versículos anteriores e inmediatos Pablo oró por ellos. 1 de Tesalonicenses 5:23 dice: “Que Dios mismo, el Dios de paz, los santifique por completo, y conserve todo su ser —espíritu, alma y cuerpo— irreprochable para la venida de nuestro Señor Jesucristo. 24 El que los llama es fiel, y así lo hará.”

Probablemente mostrando la reciprocidad que en toda amistad existe. Y muy probablemente también, porque ahora está en Corinto en donde, ante tantos amantes de la filosofía, representaba a la sabiduría de Dios. A Cristo crucificado. Todos necesitamos la oración, oremos por otros y pidamos que oren por nosotros. La oración denota nuestra dependencia total en todo y hacia Dios. Oremos por los demás y pidamos que oren por nosotros. Ya que a familia espiritual que somos, debe depender en todo del Padre Dios.

Vemos la intimidad que existe en el cuerpo de Cristo, esta nueva familia espiritual. 1 Tesalonicenses 5:26 dice: “Saluden a todos los hermanos con un beso santo.”

Pablo suele terminar sus cartas, enviando un saludo a todos los hermanos. Sólo en esta y en 2 Corintios 13:12 agrega el “con un beso santo”. Pero ¿Qué significa el beso santo? El teólogo Gordon Fee explica: “Un beso en la cultura Greco Romana, era la manera natural de saludarse entre amigos y especialmente entre las familias, que ahora se asume con el “hermanos” previo al “beso santo”. Por lo que esta palabra “beso” es un recordatorio a toda la comunidad sobre el mantener la amistad interna viva y el demostrarlo regularmente con un beso que denota esa amistad. Lo que es más importante remarcar sobre esta expresión de amor mutuo cristiano dentro de la comunidad de creyentes, es el cruce total de los límites sociales que debieran existir, no sólo entre judíos y gentiles, sino también entre ricos y pobres, esclavos y libres”.

Nuevamente el énfasis. Somos una gran familia, adoptados en Jesús por un mismo Padre, en donde el amor mutuo entre creyentes, debe permanecer y manifestarse sin importar cualquier diferencia.

Vemos que la carta será leída a todos los hermanos, la nueva familia espiritual. 1 Tesalonicenses 5:27 dice: “Les encargo delante del Señor que lean esta carta a todos los hermanos.”

La carta no era para unos pocos, era para toda la congregación. La carta sería leída en voz alta y todos escucharían las felicitaciones, correcciones y exhortaciones. El encargo de leerla era delante del Señor. Algo serio y a ser obedecido en su totalidad. Siempre vemos el tema familia cuando dice “leída a todos los hermanos”.

La iglesia, especialmente las células, se convierte siempre en nuestra nueva familia espiritual. Ahí se vive en comunidad. Ubíquese en el Centro de Información en una o visite www.buscocelular.org

Vemos que es la gracia de nuestro Señor Jesucristo la que nos sostiene. 1 Tesalonicenses 5:28 dice: “Que la gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con ustedes.”

La gracia es ese favor inmerecido que se recibe, que la otra parte tampoco está obligada por nada a darnos. La palabra gracia, resume todo lo que Dios ha hecho, por medio de nuestro Señor Jesucristo. Si la gracia de nuestro Señor Jesucristo está con nosotros, toda la bondad de Dios en Jesucristo, se ha manifestado en nuestra vida.

Deja un comentario

Mensajes por Categoria

Mensaje por fecha

  • 2018
  • 2017
  • 2016
  • 2015
  • 2014
  • 2013
  • 2012
  • 2011
  • 2010
  • 2009
  • 2008
  • 2007