• marzo 7, 2018

Sobre su segunda venida ( Código – 2018-076 )

Escuche:

“Alguna vez escucharás o leerás que Billy Graham murió. No lo creas. Estaré más vivo que nunca. Solo que habré cambiado de dirección. Estaré en la presencia de Dios.” Esto dijo Billy Graham, nacido el 7 de noviembre 1918 y cambió de dirección en 21 de febrero del 2018.

1 Tesalonicenses 4:13 dice: “Hermanos, no queremos que ignoren lo que va a pasar con los que ya han muerto, para que no se entristezcan como esos otros que no tienen esperanza. 14 ¿Acaso no creemos que Jesús murió y resucitó? Así también Dios resucitará con Jesús a los que han muerto en unión con él. 15 Conforme a lo dicho por el Señor, afirmamos que nosotros, los que estemos vivos y hayamos quedado hasta la venida del Señor, de ninguna manera nos adelantaremos a los que hayan muerto. 16 El Señor mismo descenderá del cielo con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de Dios, y los muertos en Cristo resucitarán primero. 17 Luego los que estemos vivos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados junto con ellos en las nubes para encontrarnos con el Señor en el aire. Y así estaremos con el Señor para siempre. 18 Por lo tanto, anímense unos a otros con estas palabras.”
Hemos estado compartiendo lo que Pablo escribió en la primera carta a los Tesalonicenses y en este capítulo 4, de los versículo del 1 al 3, Pablo nos motiva a seguir progresando en el modo de vivir que agrada a Dios. Y es que nos tenemos que mantener progresando. Y es porque algunos de esa congregación necesitaban ser corregidos. En los versículos del 1 al 8 el mensaje es que se santifiquen a Dios, lo que incluye apartarse de la inmoralidad sexual. En el mundo pagano de la época, esto era algo normal y como que algunos en la iglesia estaban practicando la inmoralidad sexual y era algo público entre ellos. Como que la situación de aquel entonces no era muy distinta a lo que hoy vivimos. Y el mensaje para nosotros es que nos santifiquemos a Dios y nos alejemos de la inmoralidad sexual.

De los versículos de 9 al 12 Pablo instruye a que se ocupen de sus responsabilidades, lo que incluye el trabajo y así puedan ganarse el respeto de los no creyentes al no tener que depender de nadie. Y hablamos de 4 pasos, amarnos más, procurar estar en paz con todos, ocuparnos de nuestras responsabilidades y trabajar para no depender de nadie. Y es que algunos se estaban aprovechado de la generosidad de otros. Así que tenían que corregir su conducta.

Ahora, la enseñanza cambia. No como corrección sino información, y el tema tiene que ver con la muerte. Pablo nos enseña qué es lo que ha pasado con aquellos que murieron. Y es que la muerte de un ser querido puede ser devastadora. Hay personas que el día que entierran a un ser querido, entierran su vida con él. Nunca jamás vuelven a abrazar el gozo de vivir. Quedan estancados en el terrible dolor de la separación física. Y como que nada puede sacarlos de esto. ¿Conoce a alguien así? ¿O está usted pasando por algo similar?
Por eso Pablo aborda este tema porque los de Tesalónica tenían la duda sobre qué pasa con los que han muerto, y qué pasará con ellos cuando Jesús regrese.

En 1 Tesalonicenses 4:13 dice: “Hermanos, no queremos que ignoren lo que va a pasar con los que ya han muerto, para que no se entristezcan como esos otros que no tienen esperanza.”
Cuando uno ignora algo, genera especulación. Es como cuando el jefe nos dice que quiere hablar con nosotros, pero no en ese momento sino más tarde. Eso genera diferentes pensamientos y empieza a especular, porque ignora lo que va a pasar. Así mismo dice Pablo, que no ignoren para que no se entristezcan, como aquellos que no tienen esperanza. Y es que muchos creen que la vida termina cuando se muere, pero no es así. Pablo enseña que cuando alguien muere, deben entristecerse, pero con esperanza. Deben entristecerse, pero sabiendo que existe una esperanza para aquellos que han muerto en unión con Jesús.

Por eso surgió Abrazos de Esperanza. Para aquellos que han perdido un ser querido y están perdidos en su dolor. En este grupo de apoyo, que se reúne el segundo y cuarto sábado del mes de 8:30 a 10:30 horas en el Aula Magna 2, del Edificio I de La Fráter Ciudad San Cristóbal, aprenderá usted las distintas fases de duelo que atravesamos al momento del luto, qué dice la Biblia al respecto y encontrará quienes entienden lo que está pasando.

Cuando le dé el pésame a alguien, no busque secar sus lágrimas, sino entender y acompañarlo en su dolor. Por eso cuando le dé el pésame a alguien, entienda que ese momento no es un momento de gozo, es un momento de dolor. No anime a la gente a ya no llorar porque el ser querido ya no sufre, muestre su amor con su presencia y abrazos, pero ni juzgue ni ataque al que llora la muerte de un ser querido. Eclesiastés 7:3 dice: “Vale más llorar que reír; pues entristece el rostro, pero le hace bien al corazón.”
Cuando uno llora es un alivio al corazón. Y muchos, hasta duermen mejor. Si hace falta llore, pero hágalo con esperanza.

¿Cuál es esa esperanza? Que Jesús resucitó y así también resucitaremos con él. 1 Tesalonicenses 4:14 dice: “¿Acaso no creemos que Jesús murió y resucitó? Así también Dios resucitará con Jesús a los que han muerto en unión con él.”
Así como Jesús resucitó, los muertos en él también resucitarán. Recordemos que cuando un pariente que estuvo en Cristo muera, así como Cristo resucitó, también el pariente lo hará.
Por eso debemos estar unidos a Cristo.
Gálatas 2:20 dice: “He sido crucificado con Cristo, y ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí. Lo que ahora vivo en el cuerpo, lo vivo por la fe en el Hijo de Dios, quien me amó y dio su vida por mí.”
Pablo lo dijo en Filipenses: el vivir es Cristo y el morir es ganancia.
Pero, ¿cómo sucederá esto? 1 Tesalonicenses 4:15 dice: “Conforme a lo dicho por el Señor, afirmamos que nosotros, los que estemos vivos y hayamos quedado hasta la venida del Señor, de ninguna manera nos adelantaremos a los que hayan muerto. 16 El Señor mismo descenderá del cielo con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de Dios, y los muertos en Cristo resucitarán primero.”
Hay unos detalles interesantes en esto. Los vivos no se adelantarán a los que ya murieron, pero otro detalle importante es el hecho de Jesús viene otra vez. Y vendrá con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de Dios.
La primera venida de Jesús, cuando nació no fue público, no todos sabían que había nacido. Pero su regreso será distinto. Será con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de Dios. Mateo 24:30 dice: “La señal del Hijo del hombre aparecerá en el cielo, y se angustiarán todas las razas de la tierra. Verán al Hijo del hombre venir sobre las nubes del cielo con poder y gran gloria.”
Esto va a ser público, todos lo vamos a ver. Pero si todos lo van a ver ¿nos iremos con él?

1 Tesalonicenses 4:16 dice: “El Señor mismo descenderá del cielo con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de Dios, y los muertos en Cristo resucitarán primero. 17 Luego los que estemos vivos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados junto con ellos en las nubes para encontrarnos con el Señor en el aire. Y así estaremos con el Señor para siempre.”
El Señor descenderá y los muertos en Cristo resucitarán primero. Los que estemos vivos, seremos arrebatados junto con ellos en las nubes.
Hechos 1:9 dice: “Habiendo dicho esto, mientras ellos lo miraban, fue llevado a las alturas hasta que una nube lo ocultó de su vista. 10 Ellos se quedaron mirando fijamente al cielo mientras él se alejaba. De repente, se les acercaron dos hombres vestidos de blanco, que les dijeron: 11 ―Galileos, ¿qué hacen aquí mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido llevado de entre ustedes al cielo, vendrá otra vez de la misma manera que lo han visto irse.”
Jesús nació en Belen, inicia su ministerio a los 30 años, luego 3 años más tarde, es crucificado, y resucita al tercer día y se presenta a sus discípulos y luego, ante la vista de ellos, se va. Pero regresará. Y así estaremos con el Señor siempre. ¡Qué paz! Estar por siempre con el Señor. Bajo su reinado de justicia y santidad. En donde no hay lágrima, ni dolor. Qué contraste con la persecución que este grupo de nuevos creyentes estaba experimentando, con lo que estamos viviendo hoy en nuestros países, con la injusticia, con la inmoralidad. Pero cuando estemos con Dios por siempre, tendremos ese gozo, esa paz.

1 Tesalonicenses 4:18 dice: “Por lo tanto, anímense unos a otros con estas palabras.”
Este no es un pasaje de angustia o de advertencia para los que están unidos a Cristo. Es un pasaje de esperanza sobre los que ya han muerto. Por eso debemos animarnos unos a otros cuando perdamos a un ser querido. ¿Cuál es la razón de animarnos? Jesús murió y resucitó por nuestros pecados. Y Dios ha prometido que, así como Jesús murió y resucitó, nosotros resucitaremos con él.

Animémonos, Jesús viene otra vez.

Deja un comentario

Mensajes por Categoria

Mensaje por fecha

  • 2018
  • 2017
  • 2016
  • 2015
  • 2014
  • 2013
  • 2012
  • 2011
  • 2010
  • 2009
  • 2008
  • 2007