Tres escenas en Navidad ( Código – 2017 – 500 ) – Radios Fráter
  • diciembre 27, 2017

Tres escenas en Navidad ( Código – 2017 – 500 )

Escuche:

Navidad es un acontecimiento importante en el mundo. Estamos recordando un día como hoy, el nacimiento de Jesús. La visita de los pastores, Simeón el judío que cargó a Jesús antes de morir; pues su anhelo era ver al Mesías antes de morir. Y nosotros en nuestra época tenemos que aprender de estas situaciones que se dieron cuando Jesús nació.

Hemos aprendido que la Navidad es el nacimiento de Jesucristo, quien es la única esperanza de salvación ante la condena inminente del pecado sobre toda la humanidad. Todos sabemos que todos somos pecadores, no hay justo ni aun uno. Por muy bien vestido que esté, o muy joven, o muy aciano, todos somos pecadores. No importa la raza u origen, todos somos pecadores.

Y ante un Dios santo y justo que no tolera el pecado, sino que ama la justicia y la rectitud, el ser humano está expuesto a la condenación eterna. Lo que cambia el rumbo de esa condenación es la Navidad, es decir el nacimiento de nuestro Señor Jesucristo.

La palabra Navidad viene del latín “Nativitas”, que significa “nacimiento”. Y hoy recordamos en el mundo entero el nacimiento de nuestro Señor Jesucristo, Dios hecho hombre. Quien se despojó de toda su divinidad y se hospeda en un cuerpo humano, para poder probar en carne propia ser humano. De niños siempre jugamos qué sería ser como una hormiga. Y Dios se atrevió a volverse humano, a sentir la soledad y el compañerismo. Las tentaciones, todas, Jesús las experimentó.

Veamos una escena importante en el nacimiento de Jesús: y es Jesús en Belén de Judea. Algunos hemos tenido el privilegio de estar en Belén de Judea, que hoy en día está bajo el cuidado del mundo árabe. Los palestinos viven en esa ciudad. Un pueblo que se hizo famoso, pero en tiempos de Jesús era una aldea remota. Como las aldeas de algunos de nosotros.

Mi esposa nació en Santa Rosa, en una finca que se llama Tierra Blanca, y el lugar no es tan importante como la dama que salió de allí que capturó mi corazón. Cuando dicen que uno nació en una aldea desconocida no tiene mayor impacto. Pero decir que nació en Belén, eso es diferente, porque todos saben que Jesús nació en Belén. Pero algo he aprendido en la vida, no es el lugar que hace a la persona, es la persona la que hace al lugar. Nosotros somos los que llegamos a hacer que un pueblo sea famoso. Porque nos convertimos en reformadores del país, en presidentes, o maestros notables o empresarios exitosos. La misma gente en la época de Jesús decía “¿y podrá algo bueno de Belén?”.

No importa en qué aldea usted nació, pudo ser en lo más recóndito de Petén. Pero usted es lo que es, así que no se avergüence de sus orígenes, porque de donde haya venido, Dios lo ha sacado y lo ha prosperado; y lo ha bendecido, haciendo de usted una persona maravillosa. Tengo un hermano en La Fráter que se crió por donde yo fui criado también, porque nacimos y crecimos en el barrio Los Altos de Vista Hermosa 8. Allá en 1950, cuando yo nací no existían lugares emblemáticos de Guatemala como al Parque de la Industria, ni la Terminal de Buses. Era un lugar muy tranquilo y bonito, pero había mucha gente de escasos recursos y algunos de clase media. Pero la pregunta que nos podemos hacer hoy es ¿podrá salir algo bueno de la zona 8 de Guatemala?

Gracias a Dios porque hemos podido nacer en lugares muy sencillos o insignificantes, como Belén. Pero Jesús nació en Belén y miren en lo que se convirtió Jesús. Él no era un niño más, sino es el Salvador del mundo.

Por eso es importante que no menospreciemos el tiempo de las pequeñeces. Hay grandes emporios comerciales e industriales en el mundo que empezaron en el garaje de la casa de los papás de estos jóvenes. Como Microsoft.

Es por eso que no se sienta mal si usted está empezando en una casita pequeña, Dios lo puede bendecir y sacar adelante.

Usted puede ser una persona muy insignificante, pero si Jesús nace en su corazón, usted se convertirá en una nueva criatura llena de la presencia de Dios nuestra Señor. Lo que nos hace importantes no es donde nacimos, ni nuestro apellido, ni de qué raza somos, ni de qué familia venimos, sino: ¿está Jesús en nuestro corazón? Si él está en nuestro corazón, entonces somos grandes, porque somos hijos de Dios.

Mis hermanos, Jesús nació en Belén e hizo de esa aldea algo grande. Leamos Lucas 2:1 “Por aquellos días Augusto César decretó que se levantara un censo en todo el imperio romano. 2 (Este primer censo se efectuó cuando Cirenio gobernaba en Siria). 3 Así que iban todos a inscribirse, cada cual a su propio pueblo. 4 También José, que era descendiente del rey David, subió de Nazaret, ciudad de Galilea, a Judea. Fue a Belén, la Ciudad de David, 5 para inscribirse junto con María su esposa. Ella se encontraba encinta 6 y, mientras estaban allí, se le cumplió el tiempo. 7 Así que dio a luz a su hijo primogénito. Lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en la posada.”

La distancia de Nazaret a Judea es de 120 kilómetros, y caminarlos es bastante, aunque vaya en burro. Y las mujeres embarazadas, ¡aún más! Y cuando llegaron todo estaba lleno, todos habían llegado por el censo. No había como hoy, hoteles para reservar. La gente se hospedaba en las casas de los parientes y amigos. Una que otra posada para viajeros, que solo le daban donde dormir. Tenían que llevar su comida y todo. Es como querer ir a Antigua Guatemala en Semana Santa, todo está lleno. Así le tocó a José y María.

Y estando allí fue que llegó el día de dar a luz. Podríamos decir que fue de chiripazo (de suerte), pero no fue así. Era para que se cumpliera una profecía que decía que el Mesías iba a nacer en Belén.

Y Dios permitió todo para que se cumpliera la profecía: Dios puso en el corazón del gobernador hacer un censo. Todos tenían que ir a su lugar de origen, y aunque María no era de allí, José sí. María en ese entonces, aunque estaba embarazada, siguió a José para que se cumpliese la profecía. Eso lo podemos leer en Miqueas 5:1 “Reagrupa tus tropas, ciudad guerrera, porque nos asedian. Con vara golpearán en la mejilla al gobernante de Israel. 2 Pero de ti, Belén Efrata, pequeña entre los clanes de Judá, saldrá el que gobernará a Israel; sus orígenes se remontan hasta la antigüedad, hasta tiempos inmemoriales. 3 Por eso Dios los entregará al enemigo hasta que tenga su hijo la que va a ser madre, y vuelva junto al pueblo de Israel el resto de sus hermanos. 4 Pero surgirá uno para pastorearlos con el poder del Señor, con la majestad del nombre del Señor su Dios. Vivirán seguros, porque él dominará hasta los confines de la tierra. 5a ¡Él traerá la paz!”

Si algo necesitamos nosotros es tener la seguridad de que lo que Dios promete, lo cumple. Cuando él dijo que haría nacer en Belén al que traería la paz al mundo entero, lo cumplió. Por eso Jesús nació, para darle al mundo paz, seguridad, justicia. Cuando el reino de Jesús se establezca en su totalidad entonces sí tendremos verdadera paz y justicia. Por eso es que cuando la gente tiene Jesús en su corazón y él es el rey, esta persona puede estar atravesando un momento de enfermedad, de dolor, de luto, de amenaza, de traición o dificultad, esta persona podrá tener paz, porque la paz de Dios nos da no es como la del mundo. Aunque naciones firmen la paz, movilizan sus ejércitos. Pero la paz que Dios nos da sobrepasa nuestro entendimiento. Porque, aunque uno esté en medio de la tormenta, cuando tiene al rey Jesús que nació en Belén, uno puede tener paz, como lo dice el canto: Paz en medio de la tormenta.

Si una hija llega con la noticia que está embarazada del novio, llega la tormenta en la mente, en el corazón, en la familia. Pero si Dios está con nosotros, tendremos paz. Por eso no debemos menospreciar las cosas que Dios nos da, porque se pueden convertir en grandes cosas. Así como Belén que se convirtió en algo grande.

Una vez alguien me dijo que extendiera la mano y me puso una pequeña semilla. Era muy pequeña, era una semilla de mostaza. Pero cuando se siembra, produce un árbol grande de mostaza. Lo que no vemos con nuestros ojos, tiene vida.

Una vez un joven llegó a decirme que se sentía mal, que nada le salía bien. Y le dije – qué raro, si sos un campeón, cuando era un espermatozoide, fuiste el único de millones. –

Dios hace maravillas con cosas pequeñas.

Cando nació Jesús y para que todo el mundo supiera, mandó a los ángeles a anunciar en nacimiento. Y allí estaban los pastores apacentando las ovejas.

Cuando fui a Belén, fui a conocer los lugares donde están los que apacientan las ovejas, unas cuevas donde pasan la noche.

Los pastores, eran en la escala social, en el rango más bajo. Pero desde que Jesús nación, Dios se ocupó de los más pobres, los que hacían el trabajo más humilde. Dios no menosprecia a nadie, ni a los más pobres. Muchos me cuentan sus historias de cuando jugaban descalzos para no arruinar los únicos zapatos.

El Señor se encargó que los más ricos y los más poderosos supieran del nacimiento. Por eso es que una estrella guio a los magos, hombres ricos que supieron de Jesús. Pero no solo supieron de él, sino que llegaron a conocerlo, a Belén. Y antes de llegar a Belén, pasaron con Herodes a decirle que había nacido el rey de los judíos. Oro, incienso y mirra llevaron ante Jesús. Porque Jesús atrae a sí mismo a los más ricos, a los más sabios, a los más pobres, a los bien parecidos y a los que no mucho. Dios no hace acepción de personas, sin importar su raza. En él no hay exclusión.

Dios amó al mundo, a todos. Por eso envió a Jesús a nacer, para que todos sin exclusión recibieran el mensaje. En evangelio es inclusivista, incluye a todos. Pero es exclusivista, porque solo entrarán aquellos que creen en el hijo de Dios. Si usted cree que Jesús es hijo de Dios, no importa su trasfondo étnico.

Lucas 2:10 dice: “Pero el ángel les dijo: «No tengan miedo. Miren que les traigo buenas noticias que serán motivo de mucha alegría para todo el pueblo.”

No tengamos miedo. Porque este abunda en todo el mundo. Miedo de invertir, de estudiar, de casarse, de salir a la calle. Fobias les llaman los médicos. Hay gente que no entran en elevadores porque tienen claustrofobia. Por eso es que el anuncio del ángel fue: no tengan miedo. El temor paraliza, el temor tiene poder creativo. Si tiene temor de enfermarse, se va a enfermar. Por eso los médicos dicen que muchas enfermedades son sicosomáticas, porque solo existe en la mente de los pacientes. Si tiene miedo, produce para mal. Pero la fe produce para bien. Tenemos que controlar nuestros pensamientos con fe, sino serán controlados por el temor. Como la historia de Job, que era rico y temeroso de Dios. Job 3:25 dice: “Lo que más temía, me sobrevino; lo que más me asustaba, me sucedió.”

El temor que tenemos, sucede. Hay quienes tienen tanto temor que todo lo malo les sucede. Es por eso el mensaje del evangelio es: no tengan miedo.

Una señora me contó que iba caminando por un parque cuando vio un grupo de hombres y pensó: “estos son ladrones”. Pero siguió caminando, y pasó en medio de ellos y los saludó, pero ellos solo le dijeron: “pase señora que solo estamos almorzando”. 2 Timoteo 1:7 dice: “Pues Dios no nos ha dado un espíritu de timidez, sino de poder, de amor y de dominio propio.”

Dios nos ha dado un espíritu de poder. Si podemos hacer lo que él nos ha mando a hacer. Por eso Pablo después de contar sus dificultades dijo: Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. Por eso he dicho: con el gobierno, sin el gobierno, pase lo que pase, nosotros vamos a llevar a cabo nuestros proyectos porque si no, nunca lo vamos a hacer. Si hubiéramos pensado que nada se podía hacer por cualquier situación, no hubiéramos hecho lo que hemos hecho nunca. Pero Dios nos ha fortalecido, con la ayuda del Señor, podemos.

A los ciegos, a los cojos, a los que están de luto Jesús les dijo todo el tiempo: no temas, cree solamente.

Ese es el mensaje del evangelio. El temor debía ser sustituido por la alegría. Alegría, porque venían por medio de este ángel, buenas noticias. La buena noticia era el nacimiento de un Salvador. Este Salvador era el Cristo del Señor. El Cristo de Dios.

Deja un comentario

Mensajes por Categoria

Mensaje por fecha

  • 2018
  • 2017
  • 2016
  • 2015
  • 2014
  • 2013
  • 2012
  • 2011
  • 2010
  • 2009
  • 2008
  • 2007