¿Entonces qué debemos hacer? Parte 2 (Código 2014-375) – Radios Fráter
  • diciembre 3, 2014

¿Entonces qué debemos hacer? Parte 2 (Código 2014-375)

Escuche:

¿Quiénes  pueden  llamar  a  Dios  el  Padre  que  siempre  soñé?  ¿Cuántos  se  consideran  hijos  de  Dios?  La  semana  pasada  hablamos,  precisamente,  lo  que  Jueces  2:7-10  nos  enseña:  El  pueblo  sirvió  al  Señor  mientras  vivieron  Josué  y  los  ancianos  que  le  sobrevivieron,  los  cuales  habían  visto  todas  las  grandes  obras  que  el  Señor  había  hecho  por  Israel.  Josué  hijo  de  Nun,  siervo  del  Señor,  murió  a  la  edad  de  ciento  diez  años  –  también  se  mueren  los  predicadores,  los  pastores,  los  presidentes,  los  jueces,  y  lo  sepultaron  en  Timnat  Jeres,  tierra  de  su  heredad,  en  la  región  montañosa  de  Efraín,  al  norte  del  monte  de  Gaas.  También  murió  toda  aquella  generación,  y  surgió  otra  que  no  conocía  al  Señor  ni  sabía  lo  que  él  había  hecho  por  Israel. 

Hay  una  generación  que  está  aquí  presente  todavía.  Hemos  visto  las  grandes  obras  del  Señor,  pero  qué  va  a  pasar  con  las  generaciones  que  vienen,  si  nosotros  no  les  trasladamos  la  fe,  la  visión,  el  legado  de  la  vida  cristiana.  Estos  hijos,  nietos,  bisnietos,  probablemente  hagan  lo  mismo  que  Israel:  adorar  a  otros  ídolos,  abandonar  al  Señor.  Por  eso  es  tan  importante  entender  que  la  salvación  no  se  hereda,  es  personal.  Por  eso  aprendimos  que  todos  rendimos  cuentas  individualmente.  No  va  a  llegar  a  rendir  cuentas  por  su  hijo,  ni  por  su  nuera,  ni  por  su  nieto.  Va  a  rendir  cuentas  por  usted  y  su  hijo  va  a  rendir  cuentas  por  él  mismo.  Dios  no  condena  a  un  hijo  por  las  maldades  de  un  padre  ni  a  un  padre  por  las  maldades  de  un  hijo,  téngalo  claro:  si  usted  es  parte  de  una  familia  cristiana,  usted  ya  está  condenado  si  todavía  no  es  cristiano.  Usted  tiene  que  creer  en  Jesucristo  como  su  Señor  y  Salvador  personal,  no  puede  apelar  cuando  llegue  al  cielo,  mi  mamá  era  una  excelente  cristiana,  líder  de  la  Fraternidad  Cristiana  de  Guatemala,  allí  no  se  acepta  eso.  En  el  cielo  solamente  pueden  entrar  aquellos  que  creen  que  Jesús  es  el  Hijo  de  Dios.

¿Cuántos  ya  creyeron  que  Jesús  es  el  Hijo  de  Dios?  Si  lo  ha  creído,  usted  ha  sido  hecho  hijo  de  Dios.  Anoche  mientras  predicaba  en  la  Fráter  Roosevelt,  me  dio  mucho  gusto  ver  a  un  niño  de  unos  10  años  de  edad,  si  mucho,  que  sí  entendió  el  concepto.  Mi  mamá  es  cristiana,  mi  papá  es  cristiano,  pero  yo  no.  Tengo  que  hacer  mi  profesión  de  fe  y  entregar  mi  vida  a  Cristo  Jesús.  Eso  es  lo  que  encontramos  en  Lucas  3:7-9,  vimos  la  semana  pasada  también  que  muchos  acudían  a  Juan  para  que  los  bautizara,  —  ¡Camada  de  víboras!  —les  advirtió—.  ¿Quién  les  dijo  que  podrán  escapar  del  castigo  que  se  acerca?  Produzcan  frutos  que  demuestren  arrepentimiento. 

Cuando  alguien  se  arrepiente  se  nota,  cuando  algo  se  convierte  a  Cristo  se  nota,  tiene  que  haber  fruto  que  demuestre  que  de  veras  está  arrepentido.  Por  eso  decimos  obras  son  amores  y  no  buenas  razones,  tiene  que  haber  fruto  que  demuestre  su  arrepentimiento.  Y  no  se  pongan  a  pensar:  “Tenemos  a  Abraham  por  padre.”  Porque  les  digo  que  aun  de  estas  piedras  Dios  es  capaz  de  darle  hijos  a  Abraham.  Es  más,  el  hacha  ya  está  puesta  a  la  raíz  de  los  árboles,  y  todo  árbol  que  no  produzca  buen  fruto  será  cortado  y  arrojado  al  fuego.  Si  no  producimos  buen  fruto  el  hacha  ya  está  lista  para  cortar  toda  rama,  todo  árbol  sea  gentil,  sea  judío  que  no  dé  buen  fruto.  Por  eso  la  gran  responsabilidad  nuestra  de  enseñar  a  nuestros  hijos,  nietos,  bisnietos  y  si  podemos,  como  en  el  caso  de  mi  mamá  que  ya  tienen  tataranietos,  tratar  que  lleguen  al  conocimiento  de  nuestro  Señor  Jesucristo.  Así  que  reconozca  que  Dios  desea  que  conozca  de  Él,  pero  más  aún,  que  lo  conozca  a  Él.  Tenemos  que  vivir  una  vida  rendida  a  los  pies  de  Cristo.

Hoy  continuaremos  estudiando  esos  versículos  de  Lucas,  vamos  a  Lucas  3:  10-14  —  ¿Entonces  qué  debemos  hacer?  —le  preguntaba  la  gente.  No  basta  con  que  mi  padre  sea  Abraham  porque  soy  judío  o  que  mi  mamá  o  mi  papá  sean  cristianos  porque  soy  gentil.  ¿Entonces  qué  debemos  hacer?  —El  que  tiene  dos  camisas  debe  compartir  con  el  que  no  tiene  ninguna  —les  contestó  Juan—,  y  el  que  tiene  comida  debe  hacer  lo  mismo.  Llegaron  también  unos  recaudadores  de  impuestos  para  que  los  bautizara.  —Maestro,  ¿qué  debemos  hacer  nosotros?  —le  preguntaron.  —No  cobren  más  de  lo  debido  —les  respondió.  —Y  nosotros,  ¿qué  debemos  hacer?  —le  preguntaron  unos  soldados.  —No  extorsionen  a  nadie  ni  hagan  denuncias  falsas;  más  bien  confórmense  con  lo  que  les  pagan. 

Esta  pregunta,  si  la  aplicamos  en  el  siglo  veintiuno,  ¿entonces  qué  debemos  hacer?  Pues  tenemos,  como  dijo  Juan,  que  dar  frutos  que  demuestren  arrepentimiento.  ¿Cuáles  fueron  las  tres  respuestas  que  les  dio  Juan  a  esos  tres  grupos  de  personas  que  le  preguntaron?  Les  dijo  compartan  con  los  que  tienen  necesidad  —El  que  tiene  dos  camisas  debe  compartir  con  el  que  no  tiene  ninguna.

Un  cristiano  se  nota  que  es  cristiano  porque  la  unción  del  Espíritu  Santo  no  solo  baja  de  su  cabeza  y  pasa  por  todo  el  cuerpo,  también  pasa  por  el  codo.  Un  cristiano  ya  no  es  codo,  un  cristiano  ya  no  es  agarrado,  tacaño,  tiene  que  ser  generoso,  tiene  que  aprender  a  compartir  lo  que  tiene  con  su  esposa,  con  sus  hijos,  con  sus  parientes  necesitados,  con  sus  amigos  necesitados.  El  cristiano  se  distingue  porque  es  generoso.  Compartan  su  vestido  y  su  comida.  Siempre  la  Biblia  le  habla  al  rico  que  se  acuerde  del  pobre.  Y  usted  a  lo  mejor  se  considera  pobre,  pero  siempre  habrá  uno  más  pobre  que  usted.  Dice  que  había  un  niño  americano  quejándose  porque  no  tenía  zapatos,  hasta  que  vio  a  otro  que  no  tenía  pies.  Usted  quejándose  por  el  marido  que  tiene  hasta  que  ve  a  una  amiga  de  61  años  que  no  consiguió.  Dele  gracias  a  Dios  por  ese  esperpento  que  tiene.

Tenemos  que  aprender  a  compartir  con  otros  lo  que  tenemos.  Juan  dice  el  que  tiene  dos  camisas,  ¿cuántos  de  aquí  tenemos  más  de  dos  camisas?  La  señora  siempre  quieren  comprar  otra  blusa,  lo  peor  es  que  les  gustan  las  moradas,  tienen  un  closet  lleno  de  moradas.  Hay  que  aprender  a  compartir,  si  no  tiene  dinero  para  compartir,  vaya  a  su  closet  y  saque  la  ropa  que  ya  no  le  queda.  Hace  algunos  años  tuve  que  sacar  como  50  camisas  porque  eran  talla  15  ½  y  no  me  quedaban,  se  fueron  para  la  Zona  de  Campeones  y  allí  todos  los  maestros  felices  tuvieron  camisas  gratis,  se  abrió  paca  en  la  casa  del  pastor.  Corbatas,  a  veces  uno  tiene  más  de  la  cuenta  y  no  se  las  pone  y  hay  otros  que  necesitan  corbatas,  pantalones.

Mi  esposa  en  los  últimos  tres  años  ha  bajado  alrededor  de  40  libras.  Ha  tenido  que  ponerse  vestidos  de  hace  tres  años  y  ella  misma  se  asusta,  pero  no  todos  se  pueden  arreglar  para  volverlos  a  usar,  entonces  hay  que  bendecir  a  otra  persona  llenita.  La  gente  se  alegra,  porque  a  lo  mejor  a  usted  le  sobra  y  a  otros  les  falta.  Ya  no  le  caben  los  carros  en  el  garaje,  regale  uno,  a  lo  mejor  tiene  a  uno  de  sus  hijos  a  pie,  dele  el  carro.  A  lo  mejor  es  un  amigo.  Si  no  lo  quiere  regalar,  véndaselo  con  un  valor  simbólico.  Tenemos  que  aprender  a  regalar.  Regale  utensilios  de  cocina  que  ya  no  usa,  regálelos.  El  que  da  recibe  y  el  que  siembra  cosecha.

La  comida  que  se  desperdicia  en  Estados  Unidos,  solo  en  el  Día  de  Acción  de  Gracias,  alimentaría  a  una  nación  entera.  En  nuestra  casa  desperdiciamos  a  veces  comida,  en  vez  de  desperdiciarla  por  qué  no  preparamos  menos  cantidad  o  si  preparamos  más  comida  regalémosla.  Recuerdo  de  niño,  cuando  estábamos  en  esa  etapa  de  escasez  y  pobreza,  a  veces  desde  la  ventana  de  la  iglesia,  la  misionera  de  la  iglesia,  doña  Lila,  le  gritaba  a  mi  mamá,  a  veces  para  que  fuera  hacerle  un  oficio  y  otras  para  que  fuera  a  traer  algo  de  comida,  alguna  estaba  muy  buena,  otras  la  sopa  estaba  rara,  para  mi  gusto,  pues,  pero  cuando  se  tiene  hambre  se  come  lo  que  le  dan.  Cerca  de  su  casa,  en  su  trabajo  habrá  gente  que  no  tiene  que  comer,  entonces  lo  que  tenemos  que  hacer  es  compartir.  No  gaste  más,  comparta  lo  que  tiene.

Hace  algunos  años  vivíamos  en  un  pequeño  apartamento  en  la  zona  21  y  teníamos  una  refrigeradora  grande,  siempre  llena  de  comida  y  me  dice  mi  esposa  –  fíjate  que  la  enfermera  de  al  lado  se  quedó  sin  trabajo  y  parece  que  está  pasando  apretura,  qué  dices,  ¿le  llevo  el  pollo  que  tenemos  ahí?  Se  lo  llevó.  Al  otro  día  estaban  tocando  a  la  puerta  una  familia  de  la  zona  13  por  la  Avenida  de  las  Américas,  gente  muy  acomodada,  pero  muy  generosa  conmigo,  me  mandaron  un  pavo.  ¿Qué  pasaría  si  diéramos  el  pavo?  Los  que  sí  le  puedo  asegurar  es  que  cuando  usted  le  da  al  pobre,  a  Jehová  presta,  dice  la  Biblia.  Usted  no  va  a  perder  nada  por  lo  que  le  dé  al  pobre,  porque  Dios  se  lo  va  a  devolver  enormemente  multiplicado,  téngalo  por  seguro  que  así  será.  Podemos  compartir  ropa,  comida,  también  podemos  bendecir  con  nuestro  dinero  a  muchas  personas,  seamos  generosos  que  comparten  con  el  necesitado.  Subrayo  necesitado,  porque  algunos  no  son  necesitados,  son  alagartados,  son  aprovechados.  Hay  que  discernir  si  la  persona  es  realmente  necesitada  o  es  una  persona  realmente  aprovechada.

La  semana  pasada  vino  aquí  una  persona  que  dice  que  se  le  acercó  a  unos  líderes  de  la  Facultad  de  Liderazgo  con  una  receta,  miren,  ya  el  pastor  me  dio  375  quetzales,  me  faltan  250  quetzales,  ¿quién  de  ustedes  me  puede  ayudar  con  eso?  Alguien  tomó  la  receta  y  vio  que  había  sido  extendida  hace  diez  años.  Para  empezar,  le  dijo,  dudo  que  el  pastor  le  haya  dado  eso.  No  porque  el  pastor  sea  agarrado  sino  porque  es  difícil  llegar  al  pastor  el  domingo.  Hay  quienes  se  aprovechan.  Hay  quienes  entierran  a  su  papá  todas  las  semanas.  Hay  gente  que  a  través  de  los  años  los  miro  y  ya  conozco  la  historia  que  se  tienen.  Pero  hay  gente  que  sí  es  necesitada  y  a  estos  se  aplica  Proverbios  28:27  El  que  ayuda  al  pobre  no  conocerá  la  pobreza;  el  que  le  niega  su  ayuda  será  maldecido.  Terrible.  Vale  la  pena  ser  generosos.

Segundo  lugar,  sean  cabales  e  íntegros  en  su  trabajo.  La  segunda  pregunta  la  hicieron  unos  recaudadores  de  impuestos.  Precisamente  hace  tres  semanas  hablamos  de  Zaqueo  el  jefe  de  los  recaudadores  de  impuestos  que  vivía  en  la  ciudad  de  Jericó  y  en  cuya  casa  se  hospedó  Jesús,  gracias  a  ese  acercamiento  la  salvación  llegó  a  Zaqueo.  Vemos  su  arrepentimiento  en  Lucas  19:8-9  Pero  Zaqueo  dijo  resueltamente:  —Mira,  Señor:  Ahora  mismo  voy  a  dar  a  los  pobres  la  mitad  de  mis  bienes,  y  si  en  algo  he  defraudado  a  alguien,  le  devolveré  cuatro  veces  la  cantidad  que  sea.  —Hoy  ha  llegado  la  salvación  a  esta  casa  —le  dijo  Jesús—,  ya  que  éste  también  es  hijo  de  Abraham.  ¿Qué  dijimos  en  esa  ocasión  sobre  los  recaudadores  de  impuestos?  El  imperio  romano  gobernaba  durante  la  época  de  Jesús.  Los  judíos  estaban  bajo  su  dominio  pero  tenían  mucha  libertad,  pero  a  cambio  de  esa  “libertad”  debían  pagar  impuestos  que  eran  altos.  A  nadie  le  gusta  pagar  impuestos.  Nunca  he  visto  a  alguna  persona  en  la  Secretaría  de  Administración  Tributaria  –  SAT–  pagando  impuestos  diciendo:  gloria  a  Dios  hoy  voy  a  pagar  el  IVA.  A  nadie  le  gusta.  La  verdad  que  no.

Los  impuestos  eran  recaudados  por  los  publicanos  o  recaudadores  de  impuestos  y  estos  a  su  vez  eran  judíos.  En  otras  palabras,  judíos  les  cobraban  a  judíos  y  contribuían  al  imperio  romano,  pero  a  la  vez  se  hacían  ricos,  porque  cobraban  de  más.  Eran  considerados  traidores  de  la  patria.  Por  lo  tanto,  Zaqueo  que  no  era  sólo  un  recaudador  de  impuestos,  sino  el  jefe  de  los  mismos  en  la  ciudad  de  Jericó,  también  tenía  su  dosis  de  odio  de  la  sociedad  hacia  él.  Pero  no  sólo  lo  odiaban  por  ser  un  recaudador  de  impuestos  sino  porque  seguramente  había  hecho  la  mayoría  de  su  dinero  explotando  y  abusando  de  los  judíos.

Por  eso  dice  Lucas  3:12-13  “Llegaron  también  unos  recaudadores  de  impuestos  para  que  los  bautizara.  —Maestro,  ¿qué  debemos  hacer  nosotros?  —le  preguntaron.  —No  cobren  más  de  lo  debido  —les  respondió.  ¿Qué  les  dijo  Juan  a  los  recaudadores  de  impuestos?  No  cobren  más  de  lo  debido.  No  les  dijo,  cambien  trabajo  sino  que  hagan  su  trabajo  bien,  cobren  lo  correcto.  Cumpla  justamente  lo  que  se  requiere  de  usted  en  su  trabajo.  A  usted  lo  contratan  a  trabajar  en  un  taller,  en  una  oficina,  en  una  fábrica,  en  una  institución  estatal  o  privada  y  en  el  acuerdo  quedaron  que  usted  entraba  a  las  8:00  y  salía  a  las  5:00.  ¿Está  correcto  que  usted  entre  todos  los  días  a  las  8:15?  Debe  ser  íntegro  con  su  trabajo  y  dar  justamente  lo  que  le  pidieron.  Si  usted  aceptó  debe  entrar  puntualmente  a  las  8:00  y  salir  a  las  5:00  y  trabajar  las  horas  por  las  que  fue  contratado.

Se  encuentran  muchos,  aparentemente  trabajando,  frente  a  una  computadora  y  no  están  trabajando,  están  chateando.  Están  hablando  con  Raymundo  y  todo  el  mundo,  en  vez  de  trabajar.  Otros  como  no  tienen,  creen  ellos,  mucha  supervisión  se  la  pasan  viendo  pornografía  o  se  la  pasan  viendo  cosas  que  no  deben  o  un  partido  de  fútbol,  peor  si  juegan  Real  Madrid  y  Barcelona.  Si  a  usted  le  pagan  por  trabajar  mire  el  partido  en  repetición,  pero  usted  tiene  que  ser  justo,  porque  siempre  acusamos  al  patrono  que  no  es  justo,  no  nos  paga  lo  que  nos  debe  pagar,  bueno  pero  sí  aceptó  un  trabajo,  usted  tiene  que  cumplir  con  lo  que  le  llamaron  a  hacer.  Así  que  no  se  preste  a  nada  que  implique  a  no  ser  cabal  e  íntegro,  es  su  trabajo.  Lo  que  Juan  le  dijo  a  los  recaudadores  de  impuestos  fue  que  no  fueran  corruptos.

Cuántos  no  han  conocido  a  personas  que  trabajan  en  la  iniciativa  privada  o  en  el  Estado  que  son  corruptas.  ¿Lo  vio  en  el  espejo  esta  mañana?  Todos  hemos  conocido  a  alguien.  Un  amigo  me  dijo  que  lo  paró  la  policía  y  le  dijeron  que  les  diera  algo  para  arreglar  el  asunto.  Les  ofreció  veinte  mangos.  Sacó  veinte  mangos  que  traían  de  su  finca.  Pero  la  gente  no  se  conforma  con  fruta,  la  gente  quiere  dinero.  Yo  venía  de  Estados  Unidos  pasando  por  México,  al  pasar  por  la  frontera  me  dijeron,  eso  hace  como  cuarenta  años,  que  tenían  que  bajar  todos  los  chunches  que  traía  en  el  carro  o  denos  veinte  dólares.  Y  yo  por  no  bajar  y  subir  caí  en  el  pecado  del  soborno.  Me  vine,  como  a  la  hora  había  otra  garita,  paré.  Empezaron  con  la  misma  cantaleta,  y  yo  les  dije  les  doy  diez  dólares.  No,  me  dijeron,  menos  de  veinte  no  le  aceptaron  allá.  Una  hora  más  tarde  otra  garita  y  el  alto.  Yo  puse  el  pie  sobre  el  acelerador  y  no  paré,  si  quieren  veinte  dólares  que  me  alcancen.  Me  atravesé  todo  México  sin  parar  en  una  garita  más.  ¿Por  qué,  estaban  haciendo  lo  correcto  ellos  pidiéndome  mordidas?  No.  ¿Estaba  haciendo  lo  correcto  dándoles  mordidas?  No.  Entonces  dije  que  me  alcancen.

Tenemos  que  tener  cuidado  con  el  tema  de  las  mordidas.  He  viajado  recientemente  y  llevo,  algunas  veces,  una  maleta  de  libros.  En  alguno  que  otro  país  la  pregunta  es  ¿ahí  que  trae?  Libros,  entonces  tiene  que  declararlo.  Declarémoslo.  Tiene  que  pagar  el  impuesto,  paguemos.  Hay  impuestos  que  hay  que  pagar,  pero  hay  impuestos  que  le  cobran  a  usted  sacados  de  la  manga,  se  los  inventan  y  eso  no  es  correcto.  No  se  preste  a  nada  que  implique  a  no  ser  cabal,  íntegro  en  su  trabajo.  Le  pregunto  ¿qué  sería  de  nuestra  Guatemala  si  todos  cobraran  lo  debido  y  no  existieran  sobreprecios  y  comisiones  innecesarias?  Hay  muchos  proyectos  que  se  oye  hacen  en  el  país  y  hay  quienes  piden  comisiones  por  el  proyecto.  El  proyecto  va  a  costar  veinte  mil  y  le  piden  cuatro  cinco  mil  al  contratista.  O  va  a  costar  veinte  millones  y  le  piden  cuatro  o  cinco  millones  al  contratista.  Ser  íntegros  con  el  trabajo.

Hace  29  años  echamos  un  asfalto  en  la  Fráter  Roosevelt,  todavía  está  puesto.  Estamos  por  cambiarlo  en  estos  días,  pero  solo  porque  queremos  tener  un  asfalto  nuevo,  hasta  vacilo  con  ponerlo,  tal  vez  el  viejo  está  mejor.  La  empresa  que  se  encargó  de  supervisar  todo  el  trabajo  cuando  vio  cómo  se  hizo  me  dijo:  si  así  como  se  echa  el  asfalto  aquí  en  la  Fráter  se  asfaltaran  las  calles  del  país,  ya  no  habrían  carreteras  que  asfaltar.  ¿Cuánto  dura  el  asfalto  que  le  ponen  en  su  colonia?  ¿Seis  meses,  un  año?  ¡Qué  triste!  porque  hay  corrupción.  Tenemos  que  hacer  las  cosas  bien  hechas.

Era  yo  un  adolescente  y  tenía  un  amigo  que  vendía  telas  en  el  mercado  de  la  Placita  Quemada,  ahora  tiene  otro  nombre  ese  mercado  que  está  por  la  Municipalidad  de  Guatemala,  y  fui  a  donde  este  amigo  un  día  y  vi  como  atendía  a  sus  clientes  y  le  decían:  quiero  de  esta  tela  cinco  yardas  y  los  que  venden  estas  telas  tienen  un  estilo  muy  interesante,  se  las  enrollan,  la  miden  y  la  miden,  usted  no  sabe  cuánto  le  están  midiendo.  Le  dije  por  qué  lo  haces  así.  Lo  hago  así  para  me  rinda  el  rollo.  No  son  metros  de  cien  centímetros,  son  metros  de  noventa  centímetros.  ¿Será  correcto  eso?  No.

Deme  una  libra  de  azúcar  dice  la  gente  en  la  tienda,  y  le  dan  una  bolsa  con  catorce  onzas,  trece  onzas  ¿será  correcto  eso?  No.  Ahora  ya  se  atrevieron  algunos  de  poner  una  llamadas  de  atención  que  la  bolsa  es  de  14  onzas,  pero  usted  sigue  pidiendo  la  libra,  pero  no  se  la  dan.  En  vez  de  comprar  por  libras  compre  por  arroba,  por  quintal,  le  va  a  ir  mejor.  Tenemos  que  aprender  a  cobrar  lo  correcto,  ser  íntegros.

Hace  algunos  años  hubo  en  México  una  tremenda  devaluación  y  muchos  guatemaltecos  decidimos  irnos  para  Tapachula  a  comprar  cosas,  porque  estaban  súper  baratas,  nuestro  quetzal  rendía,  nos  daban  muchos  pesos  por  nuestros  quetzales  o  por  los  dólares.  Yo  tenía  mi  carro  con  las  llantas  como  que  eran  cachetes  de  bebé,  mejilla  de  nene,  lisas.  Voy  a  ir  a  comprar  mis  llantas,  era  fin  de  año,  le  digo  a  mi  esposa  vámonos  a  Tapachula,  se  nos  pegó  mi  cuñada  y  sus  hijos,  así  que  íbamos  ocho  en  ese  carrito,  los  cinco  pequeños  eran  chiquitos  todavía,  íbamos  todos  apretados.  Cuando  íbamos  por  Santa  Lucía  Cotzumalguapa  el  carro  se  paró.  ¿Qué  hacía  con  toda  la  ralea  metida?  A  empujarlo  a  un  taller.  Y  le  digo  ¿qué  tendrá  mi  carro?  Levanta  el  capó,  típico  en  los  mecánicos,  lo  miran,  tocan  por  allá,  por  acá.  Ese  motor  hay  que  botarlo,  me  dijeron.  Imagínese  a  qué  hora  lo  botan,  lo  desarman,  lo  reparan,  consiguen  los  repuestos,  lo  arman  y  yo  con  toda  la  tribu.

En  eso  me  acordé  del  mecánico  que  regularmente  me  atendía,  mecánico  integro,  me  había  dicho  en  el  último  servicio  que  la  tapadera  del  distribuidor  se  está  rajando,  en  el  próximo  servicio  recuerde  que  la  cambiemos,  porque  le  va  a  fallar.  Entonces  me  quedo  hablando  así  con  autoridad,  como  si  fuera  yo  fabricante  de  Toyota.  –  Quíteme  la  tapa  del  distribuidor–.  Aquí  está.  –Revísela–.  Está  rajada.  –  Cómpreme  una.  Ponga  la  tapa,  dele  estárter–.  Arrancó  el  carro.  Una  tapaderita  de  plástico.  ¿Por  qué  me  querían  botar  el  motor?  Porque  me  vieron  cara  de  menso,  muchos  mecánicos  le  van  al  cliente  cara  de  menso  y  a  la  pobre  señora  peor.

Me  contaban  el  caso  de  una  pobre  señora  que  su  hija  compró  un  BMW  y  lo  llevaron  a  un  taller  especializado  y  le  dijeron  Q. 2, 500  de  mano  de  obra,  más  los  repuestos.  Le  va  a  salir  la  reparación  como  en  siete  o  nueve  mil  quetzales.  La  señora  le  dijo  anda  a  sacar  ese  carro,  pero  ya.  Empezó  a  averiguar  por  donde,  y  entonces  la  refirieron  con  un  mecánico  íntegro  y  este  le  dijo  voy  a  cobrar  250  quetzales  de  mano  de  obra,  pero  tráigame  tal  piececita  que  no  está  aquí,  se  la  quitaron  en  el  otro  taller.  Le  pusieron  la  pieza  y  nítido.  ¿Cómo  demostramos  que  somos  cristianos?  Porque  cobramos  lo  que  es,  ser  íntegro,  justo.

Un  amigo  médico  me  contó  este  caso.  Tengo  un  colega  que  operó  a  un  paciente  del  apéndice,  pero  solo  le  hizo  el  corte  de  afuera  y  no  se  lo  sacó.  Y  un  día  llegó  este  pobre  cliente  al  hospital  con  un  dolor  intenso  y  lo  tocaron,  lo  palparon.  Ah,  es  apéndice,  le  dijeron.  No,  no  tengo  apéndice.  Sí  tiene,  le  dijeron.  Lo  operaron.  Y  un  día  andaba  este  paciente  por  un  restaurante  en  el  interior,  cuando  vio  al  médico  que  le  había  hecho  la  estafa  del  apéndice.  ¿Qué  creen  que  hizo?  no  le  fue  a  dar  un  beso,  nomás  lo  vio  y  fue  a  donde  estaba  y  le  dio  una  bofetada  a  este  médico.  Y  le  dijo,  esto  es  por  el  apéndice  que  no  me  sacó.  Qué  vergüenza.

Doctor,  si  usted  va  a  quitar  el  apéndice,  asegúrese  que  lo  quinten,  porque  hay  estafa.  Como  aquel  que  le  dice  a  su  colega  médico:  ¿por  qué  vas  a  hacer  esa  operación?  ¿Qué  le  vas  a  quitar?  El  carro,  la  casa  y  el  pisto  que  tiene  en  el  banco.  Eso  no  debe  ser.  Si  es  médico,  si  es  abogado,  si  es  albañil,  si  es  mecánico,  si  es  costurera,  si  es  comerciante,  si  es  diputado,  si  es  policía,  si  es  Presidente  de  la  República,  tiene  que  ser  una  persona  íntegra.  Si  usted  es  cristiano  no  puede  andar  haciendo  negocios  turbios.  Tiene  que  ser  correcto.  Hay  una  cosa  más  que  le  quiero  platicar.  Proverbios  16:11  “Las  pesas  y  las  balanzas  justas  son  del  Señor;  todas  las  medidas  son  hechura  suya.  De  niño  pasaban  los  marchantes  por  mi  casa  y  mi  mamá  les  compraba  papa  o  frijol,  arroz  y  yo  decía  ¿por  qué  debajo  del  plato  de  la  balanza  hay  un  pegoste  de  cera?  ¿Por  qué  le  ponían  cera?  Para  que  pesara  más,  marchantes  malvados,  estafando  a  la  pobre  gente.  A  lo  mejor  usted  lo  hacía,  ya  no  lo  haga,  dé  lo  justo.

Tercera  cosa,  esta  nos  va  a  pegar  a  todos  fuerte.  Confórmese  con  lo  que  le  pagan,  esa  fue  la  tercera  pregunta  que  le  hicieron  unos  soldados  a  Juan  el  Bautista.  Lucas  3:14  —Y  nosotros,  ¿qué  debemos  hacer?  —le  preguntaron  unos  soldados.  —No  extorsionen  a  nadie  ni  hagan  denuncias  falsas;  más  bien  confórmense  con  lo  que  les  pagan.  Esto  me  recuerda  la  historia  de  un  hermano  de  la  Fráter.  Tuvo  un  problema  con  un  cliente.  El  cliente  lo  mandó  a  llamar  un  día  para  resolver  el  asunto.  Y  cuando  llegó  a  un  centro  comercial  ahí  estaba  la  policía,  lo  capturaron  y  se  lo  llevaron  a  la  Comisaría.  Y  al  llegar  le  dijeron  tiene  que  pagarle  a  él  los  17  mil  quetzales  que  le  debe  y  15  mil  para  el  jefe  de  la  Comisaría.

Llegó  el  cuñado  de  este  pobre  hermano  y  le  dijo  yo  te  presto,  págale.  No,  le  dijo,  esto  no  es  lo  justo.  No  tengo  por  qué  pagarle.  Ya  está  claro  que  no  le  tengo  que  pagar,  y  menos  al  policía.  Que  me  lleven  ante  el  juez.  Así  fue,  pero  no  lo  acusaron  de  que  le  debía  al  otro,  sino  que  lo  acusaron  de  que  tenía  en  el  carro  droga.  Los  policías  le  sembraron  droga,  una  droga  los  policías.  Seis  meses  se  llevó  el  pobre  en  la  cárcel  en  la  zona  18.  Y  un  día,  el  primer  día  que  estuvo  allí,  dice  que  empezaron  a  somatar  a  uno  porque  no  había  pagado  lo  de  la  “talacha”,  y  él  muy  chapulín  colorado  se  metió  a  defenderlo.  Ya  no  le  peguen.  Ah,  ya  no  le  peguen  a  este,  péguenle  a  él.  Le  dieron  una  gran  somatada.

Eso  quiere  decir,  no  hagan  denuncias  falsas.  Señora  no  vaya  a  la  Procuraduría  de  los  Derechos  Humanos  a  decir  mi  marido  me  pegó  y  usted  misma  se  dio  el  portazo.  Se  fue  de  cara  y  ya  con  la  boca  inflamada.  Esa  es  una  denuncia  falsa,  ¿por  qué  lo  denunciaste  falsamente?  Ah,  porque  me  cae  mal,  se  chupa  todo  el  sueldo.  Así  no  se  arreglan  las  cosas,  señora.  Mejor  divórciese  de  su  marido  que  estar  acusándolo  falsamente.  Una  pobre  mujer  vino  el  otro  día  a  decime  que  su  hija  la  había  atacado  con  un  puñal,  y  yo  logré  defenderme  y  ya  me  da  miedo  regañarla.  ¿Por  qué?  Porque  dice  que  si  la  regaño,  me  va  acusar  en  la  Procuraduría  de  los  Derechos  del  Niño  que  yo  estoy  abusando  de  ella.

Eso  no  debe  ser,  un  cristiano  no  hace  denuncias  falsas  ni  extorsiona  a  nadie.  Confórmese  con  lo  que  le  pagan.  Pastor,  pero  si  no  me  alcanza,  cuando  la  chamarra  no  alcanza,  encoja  las  piernas.  Se  acuerda  hace  40  años  como  vivía  con  lo  que  ganaba,  ¿por  qué  vivía  bien  con  lo  que  ganaba  hace  40  años?  porque  no  gastaba  más  de  lo  que  ganaba.  Cómprese  los  libros  Fórmulas  Bíblicas  para  ProsperarAlas  para  tu  economía  y  haga  que  su  dinero  rinda.  Si  usted  no  tiene  suficiente  para  vivir  en  la  casa  donde  está  viviendo  cámbiense  de  casa,  váyase  a  otra  más  económica,  cambie  a  sus  hijos  de  colegio  y  póngalos  en  la  escuela  pública.  Si  a  usted  no  le  alcanza,  tiene  que  ajustarse  a  lo  que  le  alcanza,  pero  no  por  eso  puede  empezar  a  asaltar  a  la  gente  para  que  le  alcance  o  a  estafar,  o  extorsionar.

El  secreto  de  la  felicidad  en  el  hombre  está  en  estar  contento  con  lo  que  tiene.  ¿Se  acuerda  cuando  compró  su  primer  carro?  No  nació  con  carro.  Nació  desnudo,  sin  nada.  Yo  me  recuerdo  de  la  época  en  la  que  tenía  que  caminar  por  la  ciudad  y  eso  que  la  camioneta  costaba  cinco  centavos,  pero  me  iba  al  cine  a  pie  para  ahorrar  los  cinco  centavos  y  comerme  una  tostada.  Me  iba  con  mi  novia  a  pie  a  Pecos  Bill  a  comprar  una  hamburguesa  y  una  gaseosa  para  los  dos,  porque  no  me  alcanzaba  para  una  cada  uno.  No  es  que  estuviera  a  dieta.  En  esa  época,  en  la  que  andaba  a  pie  a  veces  pagaba  la  camioneta  y  otras  veces  me  iba  caminando,  vivía  contento  y  cuando  me  compré  mi  primer  carro  que  tenía  diez  años,  la  verdad  no  era  tan  viejo  pero  como  que  estaba  mal  cuidado.  Un  día  iba  por  los  Bomberos,  cerca  del  Trébol  en  Guatemala  y  el  carro  se  me  apagó,  mi  futura  esposa  iba  adentro,  por  poco  la  bajo  a  empujar  el  carro,  pero  le  dije  asegúrate  de  llevar  el  timón,  yo  voy  a  empujar.  Pero  usted  está  contento  con  lo  que  tiene.

No  hay  mayor  alegría  que  la  alegría  que  le  da  la  primera  casa  que  uno  compra.  Lo  pone  a  uno  feliz.  Siendo  yo  de  18  años  fui  a  solicitar  mi  primer  apartamento  al  Instituto  Nacional  de  la  Vivienda  y  llevé  a  mi  novia  para  llenar  los  requisitos.  Usted  no  está  casado,  me  dijeron.  No,  pero  me  voy  a  casar  con  ella.  Y  ¿quién  más  va  a  vivir  con  usted?  De  repente  mi  mamá.  Total  que  llenamos  el  formulario,  me  casé  en  noviembre  y  en  diciembre  me  informaron  que  ahí  estaba  el  apartamento  listo.  Era  un  apartamento  de  47  metros  cuadrados,  pero  cuando  entramos  mi  esposa  y  yo  ahí  estábamos  felices  con  ese  huevito  como  le  llamaríamos  hoy,  felices  porque  era  lo  que  el  Señor  nos  había  dado.  Mi  esposa  todavía  cuenta  que  se  sentía  la  reina  en  ese  apartamento.  Y  todo  cabe  en  un  pequeño  cuartito  sabiéndolo  arreglar.

Ahí  vivamos  mi  esposa,  nuestros  dos  hijos  y  una  muchacha  y  yo,  cinco,  en  47  metros  cuadrados.  Hicimos  litera,  al  principio,  no  había  nacido  el  otro  chiquito,  la  muchacha  dormía  en  la  litera  de  arriba.  Un  día  como  a  las  tres  de  la  madrugada  oí  un  golpe,  se  vino  de  la  litera  la  muchacha.  Una  silla  del  comedor  se  la  dejábamos  todas  las  noches  pegada  a  mi  hijo  para  que  no  se  fuera  a  caer,  porque  la  baranda  no  era  completa,  la  silla  quedó  abierta,  pasó  trayéndosela,  se  levanta  mi  mujer  y  llega  a  ver  qué  había  pasado.  Había  que  llevarla  al  hospital,  ahí  me  llevó  la  tristeza,  levantarme,  meterla  al  carro,  llevarla  al  Roosevelt,  me  fui  al  carro  a  esperar  como  a  las  5:30  me  toca  la  ventana.  Estoy  bien,  me  dijo.  De  regreso  para  la  casa.

El  consejo  es  confórmese  con  lo  que  le  pagan.  Yo  tenía  que  pagar  Q. 23.50  del  apartamento  cada  mes,  gracias  a  Dios  los  primeros  cuatro  meses  lo  alquilé  y  se  pagó  solo.  Después  vine  de  los  Estados  Unidos  viví  un  tiempo  en  otra  casa  hasta  que  mudé.  Mis  hermanos  amados  no  son  nada  Q. 23.50  ahora,  pero  en  aquel  entonces  cuando  valía  cinco  centavos  el  bus,  seis  centavos  una  gaseosa,  ocho  centavos  la  libra  de  azúcar,  créame  conseguir  20  quetzales  costaba  y  lo  peor  que  eso  era  lo  que  yo  ganaba  en  la  iglesia.  Pero  el  Señor  siempre  provee.  Confórmese  con  lo  que  le  pagan.  No  quiero  decir  que  usted  viva  toda  la  vida  en  las  mismas  condiciones.  No,  practique  el  contentamiento,  agradecido  con  Dios  por  lo  que  tiene  hoy,  esforzándose  por  lo  que  anhela  sin  ser  esclavo  de  la  avaricia.  Leamos  1Timoteo  6:9  que  dice  Los  que  quieren  enriquecerse  caen  en  la  tentación  y  se  vuelven  esclavos  de  sus  muchos  deseos.  Estos  afanes  insensatos  y  dañinos  hunden  a  la  gente  en  la  ruina  y  en  la  destrucción. 

El  problema  no  está  en  darle  a  la  gente  más  dinero,  está  en  reducirle  sus  deseos  y  en  esta  época  la  gente  quiere  comprar  más,  comprar  más,  comprar  más.  Si  está  buena  su  estufa  úsela.  Si  puede  reparar  su  lavadora,  repárela.  Si  su  carro  funciona,  úselo.  Para  qué  se  va  a  meter  a  más  deudas,  el  famoso  Black  Friday  –viernes  negro–.  Alguien  me  preguntaba  esta  semana  en  las  redes  y  qué  es  viernes  negro  y  respondí  que  es  un  invento  de  los  comerciantes  para  salir  de  sus  cuentas  rojas.  Empiezan  a  vender  y  a  vender  y  cuando  termina  la  temporada  ya  salieron.  Las  cuentas  no  están  en  rojo,  están  en  negro.  Pero  usted  que  comenzó  en  negro,  terminó  en  rojo,  porque  ahora  tiene  las  tarjetas  topadas,  ahora  tiene  créditos  que  pagar,  deudas  que  pagar.  Cuídese,  conténtese  con  lo  que  tiene.  Los  frutos  de  arrepentimiento  no  solo  tienen  que  ver  con  que  nos  arrepintamos  de  nuestros  pecados,  también  tiene  que  ver  con  que  vivamos  vidas  justas  en  donde  amemos  a  Dios  con  todo  nuestro  corazón  y  a  nuestros  prójimo  como  a  nosotros  mismos.

¿No  es  cierto  que  Dios  nos  ha  bendecido  grandemente?  ¿No  es  cierto  que  Dios  nos  ha  sacado  de  la  pobreza  ya  hace  muchos  años?  ¿No  es  cierto  que  Dios  nos  ha  sanado  las  enfermedades  muchas  veces?  ¿No  es  cierto  que  Dios  nos  ha  librado  de  peligros  muchas  veces?  Debería  estar  contento  con  todo  lo  que  tenemos.  Debemos  estar  agradecidos  con  todo  lo  que  tenemos.

 

Mensajes por Categoria

Mensaje por fecha

  • 2018
  • 2017
  • 2016
  • 2015
  • 2014
  • 2013
  • 2012
  • 2011
  • 2010
  • 2009
  • 2008
  • 2007